logo

Actualidad Noticias

Consejos para ahorrar gasolina y diésel

Junto con la factura de la luz, el precio de la gasolina y el diésel es uno de los desembolsos económicos que más nos preocupa, no digamos ya si el vehículo es un factor imprescindible para ejercer nuestra labor profesional.

Aunque no esté en nuestras manos intervenir en esas subidas y bajadas de precio, sí podemos poner en práctica algunos consejos para ahorrar gasolina y diésel, de forma que aprovechemos hasta la última gota del preciado líquido, sin desperdiciar nada en un consumo fantasma o silencioso que, a menudo, ignoramos.

Controla el buen estado del vehículo

Como siempre sucede cuando hablamos de ahorro de cualquier tipo de aparato, el buen estado del mismo resulta fundamental. El protagonista para que tu coche consuma menos diésel o gasolina es el motor, que ha de estar a punto y en perfectas condiciones. No queda otra que cumplir a rajatabla aspectos tales como los cambios de aceite y las revisiones de filtros. Una parada a tiempo en el taller te ahorrará dinero a largo plazo, además de contribuir a que tu vehículo consuma menos combustible.

Cuida los neumáticos

Y si el motor resulta fundamental en estas situaciones, los neumáticos no se quedan atrás. Debes revisarlos para que su presión sea la adecuada, lo cual influirá tanto en el consumo como en tu seguridad a la hora de conducir el vehículo. Se estima que un neumático con una presión más baja de la necesaria puede consumir un 3 % más de gasolina o diésel.

Aligera la carga

Todos sabemos que el peso es un factor de consumo relevante, al fin y al cabo, es pura lógica. Cuanto más peso tenga que mover el motor, más esfuerzo habrá de realizar y más combustible consumirá. Así que no podemos ignorar que cargar el maletero de cosas innecesarias no ayudará mucho. De igual modo, si no la vamos a utilizar, la baca del coche es un peso extra que hará que aumente el gasto de gasolina o diésel, además de suponer un freno que lo auabre en una ventana nueva)mentará todavía más.

Se estima que el incremento del consumo de carburante por cada 100 kilos ronda el 5 % y, en el caso de la baca, es posible alcanzar un 35 %. Si quieres ahorrar, vale más que tengas un poco de paciencia para quitarla y ponerla cuando solo sea necesaria.

Apaga el motor

 

En la actualidad, son numerosos los vehículos en circulación que incluyen el sistema conocido como Start/Stop, el cual provoca que el motor se apague cuando el coche se para. Esta es una de las fórmulas más prácticas para ahorrar combustible, ya que mientras está parado, se detiene el consumo, además de reducirse las emisiones contaminantes.

En el supuesto de que tu automóvil no cuente con este sistema, puedes hacerlo de forma manual para aprovechar igual ventaja. Si giras la llave en el momento oportuno en largas esperas, colas y situaciones similares, mientras está detenido el vehículo, podrás consumir menos combustible y contribuir a conservar el medio ambiente.

Selecciona el aire

 

Si quieres ahorrar combustible en época de calor, has de seleccionar muy bien el aire a utilizar, ya que encender el aire acondicionado provoca que el consumo se incremente entre un 10 % y un 20 %. No obstante, llevar las ventanillas abiertas por la autopista también supone un gasto considerable, por lo que es necesario adecuarse a cada situación buscando el equilibrio.

Así pues, si vas a circular por ciudad o por carretera a baja velocidad lo más adecuado es abrir las ventanillas, pues ahorrarás combustible frente al uso del aire acodicionado; pero si el trayecto es por autopista o por carreteras con velocidad moderada o alta, lo mejor será que enciendas este último.

Llena el depósito

Uno de los consejos más habituales para ahorrar combustible es llenar el depósito. No siempre nos es posible realizar tal desembolso, pero sí es verdad que en caso de poder hacerlo debemos seguir este consejo. Con ello nos ahorraremos más visitas a la gasolinera, con el consumo extra que suponen los desplazamientos, además de cuidar el motor.

Evitar las aceleraciones

Pisar el acelerador con denuedo pensando que con ello se va a calentar antes el motor cuando nos subimos al vehículo una de esas mañanas de frío invierno es un error. Lo único que conseguiremos con estas acometidas es gastar combustible para nada. Así que lo mejor  para ahorrar gasolina o diésel es evitar ese tipo de acelerones, tanto en el arranque como cuando estés en marcha. Ten en cuenta que acelerar de forma repentina en tu trayecto por carretera o autopista también incrementa el consumo.

Se previsor

 

Por último, un consejo que no por obvio deja de ser importante: sé previsor. Planifica los trayectos que vas a realizar antes de ponerte al volante, para saber con más o menos exactitud por dónde tienes que ir, y echa mano del navegador del coche o de alguna aplicación del teléfono móvil para ello.

No hay combustible más desaprovechado que aquel que se gasta por estar dando vueltas sin rumbo al no encontrar un sitio o aquel otro por el que damos muchos rodeos buscando donde aparcar para ahorrarnos el pago del aparcamiento cuando, al final, el ahorro no ha sido tanto como nos pensábamos porque lo hemos gastado en combustible.

Puede consultar la noticia original AQUI

 

 

 

 

 

© 2018 - Sernutec - Servicios y Nuevas Tecnologías